Muchos roleros que empezaron a jugar D&D con D20 o que simplemente nunca conocieron el viejo AD&D me preguntan qué le veo a esta reliquia, qué tiene que no tenga D20 más y mejor. Mi respuesta no es sencilla. No se puede explicar a quien no lo ha vivido nunca lo que significa jugar a AD&D.

Los personajes de AD&D tienen un trasfondo mucho más elaborado, creado a partir de la experiencia propia del jugador. Un personaje de nivel 9 será un personaje que habrá vivido muchas sesiones de juego, acumulando puntos de experiencia sesión tras sesión. Lo más importante es que su ficha de personaje estará amarilla, pintarrajeada y manchada por todas partes. Está claro, simplemente revisando el sistema de experiencia, que un personaje de nivel 9 de D20 no ha jugado ni una fracción de lo que ha jugado uno de AD&D.

El equipo de un personaje de AD&D no se calcula con ninguna tabla, las monedas se ganan honradamente saqueando dungeons. Los objetos mágicos no se ponderan. Si se tiene media docena de objetos mágicos, estos se habrán ganado a pulso batallando con monstruos y saqueando tesoros durante muchas sesiones de juego, y después de muchas, muchas tiradas.

En D20 un personaje de nivel 9 solo es un puñado de números y estadísticas a cada cual mas desequilibrante. Basta mezclar una clase básica con alguna de prestigio y añadirle dotes y munchikeos varios para hacer 100 puntos de daño de un solo golpe. No hablo desde la suposición ya que lo he vivido directamente en una mesa de juego: Siendo el mago y tirando bolas de fuego maximizadas, era el que hacia menos daño. El máster se veía obligado a multiplicar por 5 o por 10 los puntos de vida de los monstruos para que dieran algún reto al resto de personajes que había en la mesa. Y lo peor es que todos lo veían como lo más normal del mundo.

Al nivel 9 un personaje de AD&D adquiere seguidores, y esto es porque ha vivido tanto, ha hecho tantas cosas, que su fama se ha extendido a lo largo y ancho del mundo de juego. Poniendo un símil con el mundo real, es como si un escritor empieza haciendo cuentos para sus conocidos a nivel 1, y va avanzando poco a poco hasta que se le reconocen sus méritos a nivel 9. ¿Cómo es posible que en D20 las guaridas estén llenas de carne de cañón de nivel 8 de los que nunca nadie oyó hablar? Peor es si jugamos con "niveles épicos", en esos casos encontrar viejecitas de nivel 10 comprando el pan en la plaza del pueblo no debería extrañarnos.

El nivel 9 de D20 es solo un paso intermedio hacia niveles mas altos. Apenas te da para clasificarte en la clase de prestigio a la que quieres aspirar, a darte bonos que comparados con el omnipresente y siempre aspirado nivel 20 son una minucia. El nivel 9 solo es un pipiolo de medio pelo que está en fase de pasar a ser algo más cuando consiga algunas dotes y niveles más.

Un personaje de AD&D no se crea pensando que bonos o qué poderes va a tener a nivel 20. Sólo los más tenaces superan el nivel 10. El nivel 20 en AD&D es una abstracción, algo que está puesto ahí para asustar a los jugadores cuando les dices “el consejero del rey es un mago de nivel 20”. El nivel 20 en AD&D no es real, es solo una leyenda que nunca se alcanza. La mayoría de los semihumanos no pueden aspirar a llegar a nada más que a nivel 8, 10 como mucho. ¿Un jugador de D20 se haría un elfo explorador sabiendo que no puede pasar de nivel 8? En AD&D ese límite era suficiente, y tenía su razón de ser: Si los elfos pudieran llegar a nivel 20, viviendo cientos de años como viven, habrían conquistado el mundo hace mucho. Todos los elfos con más de un siglo ya serían todos de nivel 20 o más. ¿Que pasó con esa lógica en D20?

AD&D tiene una lógica y un espíritu que no se basa solo en las tablas de progresión de nivel. Una forma de manejar los personajes y su avance por el mundo totalmente distinto a como se trata en D20. No es solo reglas, o que el Gac0/Thac0 sea obsoleto. Es la mentalidad del “todo vale con tal de dar mas caña" la que nos lleva a jugar con personajes de videojuego que se van montando a trozos como si fueran piezas de lego, sin espíritu, sin lógica, sin alma alguna.

¿Y de cuarta? De cuarta mejor ni hablo.

36 comentarios para “El espíritu AD&D”

  • McAxel:

    Britait, creo que tú mismo explicas cuál es el motivo del problema en las últimas líneas de tu artículo: la mentalidad del “todo vale”.

    Pero el problema no es 4ª, 3.5, d20 o Advanced, si no la mentalidad del que juega o el que dirige.

  • @McAxel: aunque tienes razón en eso de la mentalidad, no has entendido a Bitrait. Un sistema, por sí mismo y objetivamente, evoca ciertos aspectos y sugiere una forma de juego, un tono propio del juego al que pertenece. AD&D sugería épica y trabajo duro por parte del jugador si querías llegar a niveles ya no altos, sino medios. Las sucesivas ediciones lo que sugieren es simplemente una escalada de poder/violencia sin más. “Pero eso del tono depende de cómo se dirija/juegue” Que síiii, que si quieres podemos jugar a intrigas palaciegas con D&D sin tirar un solo dado, pero no es eso lo que te está sugiriendo el sistema ni es para lo que está especializado. D&D es mazmorreo y matar bichos cada vez más grandes y punto. Que luego el DJ no lo quiera llevar por ahí ya es otra cosa, pero el sistema es para lo que está construído.

  • Bandalf el Chamagoso:

    Esto ya lo publique en -3 al carisma, pense que aparecería aqui… bueno. No importa. Aqui le hemos aumentado :D

    Maese… Comparto su nostalgia y todo eso, pero no comparto su punto de vista. O al menos, no del todo. Y al leer los puntos de vista de los compañeros anteriores… pues… ni como ayudarle… pero aqui va mi opinión:

    No tengo mucho jugando al rol, sin embargo, mi iniciación fue con AD&D hace ya casi una decena de años. El juego, como todo primero en la vida, me pareció fascinante y rápido me acople a la situación narrativa, no así a las cuestiones de reglas. Y dejeme decir, que desde ese entonces ya veía bastante munchkismo desde el nivel 1. No solo era la novela, lo caballeresco o lo épico, tambien se gastaban sus buenos momentos de “sentir poder”.

    Sobre las cuestiones escritas en los manuales… declino por la información que promueve AD&D, la cuál resulta interesante y le da cierto contenido sustancioso al juego. Esto hace que el universo general tenga solidez, es más, juega con una extraña mezcla entre la ficción y lo “real”. Además de que plantea cuestiones no solo combativas del juego, para explorar un poco más. Eso no lo pongo en tela de juicio. Si bien, no es la prioridad, le da un plus.

    Ahora bien, he conocido aventuras épicas con jugadores munchkin, con “roleros del rol”, etc, aún con los juegos de “acumulación numérica”. El asunto consistió en nuestra disposición para con la aventura, las dificultades afrontadas y superadas, incluso con nuestras derrotas. Todo esto al lado de los buenos compañeros de juego.
    Los reconocimientos y eso se lograron por medio de las acciones de los personajes, no eran aseguradas al nivel 9 ;)

    Ahora bien, eso del juego “estilo videojuego” ya lo tenemos muy gastado. La verdad, la narrativa contemporánea y la administración actual del tiempo libre nos han exigido una aceleración impresionante en el manejo del juego… y del resto de nuestra vida.

    Un punto que marcan muy bien los compañeros, es que todos los panfletos con reglas son solo manuales para situaciones de conflictos. Que se permite, que no; y en ocasiones, que hacer cuando nada se contempla. Sin embargo, siguen siendo sugerencias al juego. No existe un MANUAL DE COMO JUGAR ROL, solo compilaciones de reglas concretas para situaciones concretas. Lo demás es cuestión de los jugadores, que son el alma del juego a final de cuentas.

    Ya casi para terminar, el espíritu del juego no esta en el manual, los dados o en usar letras para distribuir los tesoros. Sino en los sentidos que desató en quienes han jugado ese ya añejo juego, con alegría, ingenuidad, e incluso solemnidad amable. Sin embargo, ese espíritu se forma en la relación jugadores-juego-diversión.
    La old school esta cargándole todo el peso emotivo al segundo elemento, y poco a poco esta dejando de lado los otros factores muy importantes. Se vuelve un fetiche.

    Y para terminar, una felicitación a todo el grupo de bloggeros que han iniciado los Encuentros Aleatorios =D

    Buen día

  • Entiendo perfectamente de lo que hablas, Brit. ¡Qué tiempos! Yo no sé si por suerte o por desgracia nunca me pasé al 3.X y aún recuerdo esa última campaña de dos años y medio con regularidad de juego en la que los personajes terminaron en nivel… ¡¡¡7!!!

    Respecto al tira y afloja de nuevo vs viejo… No sé. A veces me da la sensación de que a la juventud de hoy en día le va más la cuestión inspirada en el WoW, el Anime y similares para los que las nuevas ediciones y tendencias parecen (digo parecen a falta de una constatación completa en algunos casos) responder mejor. ¿Es peor? No necesariamente. Ni mejor tampoco. Quizás sólo son hijos de su tiempo.

  • ¡Muerte a todos! Digo, muerte a d&d ;)

    Ya en serio, aborrezco d20 system. Considero que es una de las peores cosas que se han podido hacer en edad adulta en el rol. Pero me la pela. Yo juego lo que sea, y voy a interpretar igual a Leroy (mi taxista-porrero-devoto de Kult), que a Dorian (mi berraco hipertrofiado ex-solado de DragonLance); eso sí, en caso de necesidad con el primero conduzco a toda ostia, y con el segundo atizo que no veas. Al final para mí todo son tránsitos entre interpretaciones y vivencias.

    De la cuarta o hablemos por favor. El que dirige d&d en mi grupo le faltó llorar cuando vio la lista de habilidades.

  • Darokin:

    Yo me salté el AD&D, comencé jugando con la caja roja y he estado tirando de la “Rules Cyclopedia” hasta que salió la 3ª edición. Me gustá el sistema d20, pero en mi fuero interno sigo añorando aquellos elfos que eran guerreros y magos, que nadie pudiera hacer lo que hacía un ladrón y que los px no supusieran el mismo avance para una clase que para otra.

  • ProSyth:

    Yo comencé a jugar con el AD&D y como no la nostalgia y el encanto que tiene ese juego no lo tiene ninguno, luego me pasé al D&D (primera edición), le dí a todos los de JOCS a los del Señor de los anillos, Cyberpunk, Kult… vamos jugábamos todo el fin de semana noches sin dormir y en vacaciones todos los dias, cualquier novedad que salía nos la comprábamos, es mas un amigo tiene toda la colección en español del Spellfire. Pero voy al grano, no pude jugar al tercera tanto como quisiera unas 10 sesiones pero ahora me he comprado el cuarta y aunque tengo los libros del tercera veo el salto que hay entre un sistema u otro. El otro dia arbitré al páramo sombrió mis jugadores eran nuevos y les gustó mucho la partida y si al final es un mata avanza mata pero el sistema es lo de menos o que creen que el Hombre Lobo te dedicabas a intrigas? Yo la verdad es que me gustaría que sacasen el Birthright para el cuarta, me encataba ese mundo era un aire fresco al AD&D.

  • yawarakay:

    EL AD&D tiene algo que para los que jugamos esa epoca recordamos con extraña melancolia,y aunque lo intentemos explicar los que no la jugaron no lo entienden, personajes que cada fin de semana se partian la boca para conseguir ganar X puntos de experiencia y que eso solo era la parte aburrida de la sesion, campañas interminables,trasfondos muy elaborados, modulos que tenian historia, y un sistema de mortaldad que…
    y tenia cosas malas claro esta, sus fallos no eran pocos (y eso que tenia un monton tan grande como virtudes…)si alguien se “munchineaba” la ficha salian verdaderas aberraciones inmortales…

    En resumen no era tan diferente de d20(no me refiero a las normas), lo que era diferente era la mentalidad con la que jugabamos en fin creo que AD&D fue un inicio genial para algunos, y que D20 agilizo la sesiones, y los que disfrutaban con la OLD SCHOOL impusieron sus propias house rules en 3ª ed. para mejorar la experiencia

  • Yo he jugado a todas las ediciones de D&D, y creo que el problema (que comenzó con 3ª y ahora en 4ª es exagerado hasta decir basta) es el sistema de elecciones presente.

    En OD&D y en AD&D las elecciones que podías hacer al pasar de nivel eran mínimas. Tirabas tus puntos de golpe (escasos, siempre) y (en el caso de AD&D) ganabas alguna casilla de pericia en armas/no armas especial. En casos MUY extremos (si eras humano, tenías 18 en tu característica principal y 17 en la característica principal de otra clase) podías empezar de nuevo con otra clase. Y no ganabas la combinación de ambas hasta que tu nivel no era superior al que tenías antes.

    En 3ª, las dotes y clases de prestigio del Manual del Jugador y de la Guía del DM daban mucho juego a la hora de personalizar a tu personaje. Pero con los diversos suplementos que han ido apareciendo, llega un momento en que no puedes hacer un ataque de un tipo determinado si no tienes una (de tus escasas) dote para ello. Y para poder ser algo tienes que elegir una clase de prestigio. Y diseñar tu personaje para eso.

    Y en 4ª, con las dotes, objetos mágicos y poderes el tema se ha desmadrado. Es prácticamente imposible saber qué combinación de dotes y poderes es adecuada para tu personaje, simplemente por el gran número de ellas que existen. Así que, al final, sólo cojes las dotes que te dan opciones claras en combate.

    Si yo tuviera que quedarme con lo mejor de todas las ediciones de D&D, me quedaría con el sistema de 4ª, pero eliminando las dotes y los poderes, que los sustituiría con características de clase de 2ª. Reconozco que habría que modificar algo el guerrero (entre otras clases) porque siempre ha sido el débil en niveles medios altos, pero en 2ª no se notaba tanto como en 3ª (simplemente los magos no podían lanzar conjuros si eran golpeados antes de su turno).

    Me ha quedado un poco largo…

  • Totalmente de acuerdo, Britait, no podrías haber expresado mejor lo que pienso (ojo, y eso que yo juego 3.X)

  • darofar:

    Yo estoy con la mayoría… el redactor ha acertado con las premisas, pero ha errado con el culpable. Aunque hay que reconocer que la diferencia de progresión en AD&D estimulaba el hecho de que los PJs tardasen muchiisimo mas en llegar a ser alguien, quienes en verdad tienen la culpa de que los njuevos sitemas de juego sean menos epicos somos nostros, los jugadores.

    Yo nací para el rol con 3.5 y en mi vida rolera solo he juagdo con un PJ nivel 16 una sola vez, en una partida de una sola tarde. El sigiente PJ de mayor nivel fue uno qu ellego de nivel 10 a nivel 12, en una campaña corta, de no mas de 7 o 8 sesiones. Y la campaña mas larga que he jugado me llevo desde nivel 5 hasta nivel 10. aparitr de ahí he juegado en los niveles 1 al 8 infinidad de veces.

    Entonces ¿es el nivel 20 en 3.X una quimera inalcanzable para los jugadores? En mi experiencia si, pero no por el sistema sino por nostros mismos. Nunca he tenido un buen grupo de mesa, la gente con la que juego cambia, se renueva y vuelve y cambia cada año, lo que nos hace imposible llevar una camapaña que dure mas de 1 año…

    somos en verdad las nuevas generaciones quienes tebnemos el problema y no llegamos a cuajar partidas realmente buenas. Ya me gustaría a mi poder hacerme con un buen grupo de mesa… snif T.T

  • Bueno, no sé qué decir… yo he visto cosas que jamás creerías, he visto dragones morir de patadas giratorias, he visto elfos con fuerza 18/100 lanzar 8 dardos por turno, he visto jugadores reirse porque alguien “malgastaba” dotes en Bailar y Cortesía siendo el PJ un caballero de Solamnia… y todo eso en AD&D.

    Al final la cosa es cómo juegue el grupo. Y para ser realistas, el Dungeons and Dragons, desde su segunda edición siempre ha tenido unas reglas orientas prácticamente al saja-raja sin más y la interpretación la ponían los jugadores si les apetecía. Más aún, añadir habilidades siempre me pareció un gran acierto en el D&D 3. Ahora parece que la cuarta edición da una nueva vuelta de turca y convierte el juego de rol en juego de mesa más que nunca.

    ¡Eso sí, lo de la hoja amarilla, manchada y con montones de notas me ha llegado al alma! Lo que es justo, es justo.

  • Yo me estoy cabreando. Es que a mí estas cosas me afrentan bastante. Sólo falta que aparezca alguien mentando lo de la autoparodia de wizards con la broma esa para rematar la jugada.

    Yo la verdad, hace poco he vuelto a jugar a ad&d y me daría igual jugar a d&d si no fuera porque en el anterior hay ventajas y desventajas y en este último sólo puñeteros feats que además no se pueden escoger con libertad salvo raras excepciones.

  • ¿Cual autoparodia de Wizards? Venga, ponla aquí que yo no la conozco… :)

  • Tu problema real seguramente es que ya no tienes 16 años XDDD.

    Coincido con algunos en lo del error en la argumentación. Muchos son los que recuerdan esas campañas maravillosas de 2 años pero pocos son las que en la actualidad lo repiten (ni con esos juegos ni con otros mas actuales)… Henjo y pocos más XDDD

  • Yo… recuerdo AD&D. Sigo conservando de hecho los manuales del jugador y del máster, que me parecen mucho más evocadores que los de 3ª, esas ilustraciones a página completa, ese maravilloso capítulo sobre PNJs de la guía del DM, muchas de cuyas ideas siguen siendo aplicables hoy día…

    Es innegable, sin embargo, que sí, que el sistema de dungeons promueve el combate. Pero no deja de ser menos cierto que un juego de rol es lo que su DJ y sus jugadores hacen de él. Todavía me acuerdo de una frase de un tipo del club de rol en el que estaba cuando salió 3.0, venía de jugar Vampiro y oí al muchacho decir “Bueno, Dungeons es un juego de rol, no hace falta interpretar” O_o Así me quedé…

    Con los juegos pasa como con los instrumentos: un buen instrumento en manos de un buen músico es la situación ideal, pero seguro que con un mal instrumento te sabe sacar algo que suene bonito también. Y si no sabes, lo harás igual de mal con la mejor guitarra que exista o con la peor.

    Pues en el rol, lo mismo. Lo importante del juego es lo que los jugadores hagan de él.

    Pero sí, AD&D parecía primar de base un poquito más de imaginación, y a partir de 3.0 parece que lo importante son los combos. A la hora de dirigir, sin embargo, he acabado pasando de un montón de estas cosas (a menos que se me interesara un jugador, claro) y centrarme en contar una buena historia, cosa que a veces conseguía, y a veces no, pero que nunca he dejado de intentar.

    Lo gracioso es que volvemos a lo que decía Stravinsky sobre la libertad de elección y la técnica (cito de memoria, pero esto es lo básico de lo que contaba): “El hombre, paradójicamente, encuentra más libertad en las limitaciones”, es decir, cuando acotamos un marco, nos centramos más en las elecciones que podemos hacer, cuando tenemos libertad absoluta, y tantas opciones acabamos por no saber qué hacer con ellas ni qué elegir. Pasa en la música, en la pintura, en el arte digital, en la escritura… y en el rol. Quizás fueran estas restricciones las que le daban ese encanto particular a AD&D (aparte de la ilustración del enano enfurruñado bebiendo en compañía de elfos), y que, al eliminarse en 3.0, se perdiera… aunque prefiero tener un sistema que me dé opciones, ya me encargaré yo de acotarlas.

    Recién empezada una campaña de Pathfinder, y aún teniendo disponibles todas las razas y clases de otros suplementos del D&D, lo tuve claro: “PJs de razas y clases del básico, al menos al principio y hasta que nos hagamos con el juego”. Restringir opciones, no como una forma de coartar la libertad de elección de los jugadores, sino para encauzarla en una determinada dirección, y que la creación de la partida sea más sencilla, tanto para ellos como para mí, y poder centrarnos en lo que importa: contar una historia y pasárnoslo bien.

    Al fin y al cabo, es de lo que se trata…

    Un saludo a todos, y perdón por el ladrillo ;)

    PD: aprovecho para hacer una pregunta para los amos del cotarro: los artículos de vuestras respectivas webs… ¿los vais a mantener ahí, los vais a trasladar aquí, o qué vais a hacer con ellos? Lo digo, lo primero porque sería una pena que si os diera por cerrar vuestras webs personales esos artículos se acabaran perdiendo, y si se trajeran aquí podrían estar todos clasificaditos y a mano para los lectores. Ahí va mi granito de arena, y adelante con la iniciativa ;)

  • Ojú, quillo, qué tocho me ha salido XDXDXDXD

  • Algunos de nosotros ya hemos traído nuestros artículos aquí, los que tenemos en mente ir cerrando nuestros blogs viejos.

    Maldito Rol ya adelanto que se va a cerrar. Encuentros Aleatorios es lo que parte la pana ahora :P

    Pero no nos desviemos del tema, yo estoy deseando dirigir la campaña triple de AD&D Dragonlance que compré el otro día, no digo más. Les he dicho a mis jugadores que tururú de portarla a 3.5

  • Excelente articulo.

    Yo no jugue AD&D, aunque si he visto unos manuales, de AD&D solo he probado el videojuego de BG y creo que no le haria justicia al sistema. Pero si logra reflejar lo que dice Britait, el nivel de poder de AD&D es totalmente diferente a 3.X; y sin duda este ultimo sistema se presta para el combeo, crecer rapidamente y exagerar. Yo juge mi ultima campaña de D&D, hace ya un año y un poco más, fue de nivel 16 y realmente es dificil mantener el paso a los jugadores a ese nivel, tomando en cuenta lo que puede hacer, y lo que no. Y no solo hablo de combates, sino tambien de las cuestiones sociales y el uso de las habilidades. Pero a pesar de ello, es cuestión de como se enfoca el master o los jugadores, y creo que AD&D tambien sufria lo mismo por que lei en el blog de ElDaniel un cuento similar con Spelljammer AD&D y un Guerrero que cae desde la nave Spelljammer en orbita hacia la tierra y queda intacto. Vamo que esto es relativo Aunque no niego que en el aspecto del avance y la sensación de poder 3.X es exagerada, pero se queda corta con 4.0

    Y como el Buen Bulldozer dice: a mi tambien me dio un soponcio cuando vi la lista de habilidades y cuando pude confimar con mis ojazos café que en 4.0 se va del 1 al 30 y saben que creo que eso es innecesario, al fin y al cabo no he oido que ninguno de mis compatriotas roleros vanguardistas adoradores de 4.0 hallan tomado una de esas clases de prestigio paragonicas o como se llame

  • Buen artículo, Britait.

    Es obvio que AD&D tiene una filosofía diferente que 3.x y esta última, que Cuarta. Leí hace mucho, no recuerdo donde, que el auténtico espíritu de AD&D es que “hicieras lo que hicieras, estabas jodido”. Y mirando atrás, los módulos míticos de AD&D eran en su mayor parte trituradoras de personajes. Cuando no eran trampas de salva o muere (o muérete, directamente), eran monstruos desequilibrados. Y cuando habías sorteado uno y otro, tu recompensa era un objeto maldito que te apuñalaba por la espalda.

    Pese a que respeto a todos aquellos que apreciáis la tenacidad que había que tener para sobrevivir en las versiones anteriores, no me parece que una alta mortalidad sea un sinónimo de una mejor experiencia. Más al contrario. En mi opinión, uno de los mayores atractivos de una campaña es el desarrollo de los personajes en el mundo. Con un sistema que alienta el cargarse los personajes y unos módulos infernales es imposible. No creo que ese sea el camino. En mi opinión, el enfoque de tercera de “a menos que las cagues, deberías poder seguir adelante” me parece más adecuado. Quizá, como dice el Tirano, todos somos hijos de nuestro tiempo.

    Por cierto, la autoparodia que mencionaba Bulldozzer es esta: http://www.wizards.com/DnD/Article.aspx?x=dnd/4news/20100401b

  • Arceo:

    Yo respeto todas sus opiniones pero a mi me parece que solo es nostalgia pura y dura.

    Yo también comencé con AD&D y posteriormente pase a 3.5 y 4e. Todas y cada una de las ediciones han brindado a nuestro grupo emoción y diversión por igual.

    Los juegos de rol no son cosa seria, son solo juegos.

  • Temía que el articulo provocara una discusión pro/antiD20, pero veo que ha reinado el sentido comun. Gracias a todos por mantener las formas.

    Espero que nadie se tome el artículo como ofensivo. Mi relación de amor-odio con D&D dura ya muchos años y esto es solo mi opinión personal. No pretendo convencer a nadie de nada ni sentar cátedra sobre como se debería jugar a D&D ni con que reglamento hacerlo.

    Mis experiencias con D20 hasta ahora han sido todas decepcionantes, pero eso es cuestión mia, porque soy un viejo cascarrabias que recuerda sus partidas de juventud con nostalgia :P

    No necesito que alguien me convenza de las bondades de D20 (ni lo intenten xD), ya lo he probado bastantes veces y sigo quedándome con mi viejo AD&D.

    Muchas gracias a todos por los comentarios!!

  • Verzobias:

    Ya lo han dicho varios y estoy de acuerdo; el sistema, sus reglas, condicionan la forma de jugar.
    Y las reglas de Ad&d “condicionaban” jugar de determinada manera. No todas las clases eran iguales, no todas subian con los mismos px, no todas tenian el mismo limite de nivel.
    Yo llegué a tener una de esa hojas de personaje amarillentas, llenas de manchas de coca-cola y restos de grasa de ganchitos y patatas fritas. Mi halfling ladrón de nivel 9 sobrevivió a 4 grupos, y a 3 incursiones completas a Bajomontaña.
    Y me costó años llegar a esa nivel. Y hablo de años de juego en época estudiantil, donde incluso se llegaba a jugar 2-3 veces por semana.
    Pero siemrpe se me atragantó el puto Ghaco del demonio (bendito C&C que lo ha resuelto).

  • Trato de ponerme en los zapatos del escritor del artículo, cuando se trata de defender con lo que creciste y viste mutar en “algo mas” casi irreconocible…

    Yo partí jugando D&D (3.0), con algunos conocimientos previos de AD&D, en particular con settings como los Reinos Olvidados y Ravenloft, y el cambio se noto mucho, que al intentar simplificar las cosas, acabaron enredándolas más, sacando reglas y sub reglas, y notas al pie de pagina y excepciones en los suplementos etc., que ni decir cuando salio 3.5!! Pero algo era real, las ganas de jugar algo épico-fantastico era casi un tiron por abstinencia…parecía que no quedaba mas que hacer de tripas corazon y lanzarse a ver que salía…

    Y ocurre que…funciona, PERO con la salvedad que las mesas de juego son las que arreglan las situaciones de manera mas “logica y facil” posible. Como es esto: Se entiende que puedan haber situaciones en las que en un juego sus reglas se contradigan o simplemente no se acomoden al momento. El DM es quien tiene la palabra final, dado que vela por la entretencion del grupo y no por 30 minutos discutiendo por quien pega primero, pero tambien ve que los jugadores puedan opinar al respecto si algo no les cae en gracia o bien encuentran que la regla no se ha aplicado de manera correcta. Es complicado al principio, pero tiene que entenderse que el DM adquirirá experiencia y tarde o temprano acabará apañándoselas para salir de los obstaculos.

    Lentamente empezamos a ver otros sistemas que suelen dar problemas similares, que asemejan con D20: TrueD20, ANIMA, Rolemaster, MERP, y otros…y todos se solucionan igual.

    Dale al intento y poder al DM!!!

    • ProSyth:

      Tienes toda la razón, el problema de wizards es que se dedican a sacar libros mas libros y luego mas libros, vale eso nos encanta pero llega un momento que reglas se solapan o empiezan a aparecer munchkinadas, ojo que tambien con los manueles del buen… tambien empezaron, recuerdo el bladesinger a niveles alto como picaba el jodio :)

  • Kverko:

    Hola. Hoy he adquirido OSRIC, el clon de AD&D (de Gary Gygax) y que nada más abrirlo ha desatado en mi mente fantásticas ideas para desarrollar mis partidas.

    Mi cabeza pensaba en sorprendentes tramas e ideas innovadoras, que serían imposibles de realizar en D&D 3.x o 4ª.

    En AD&D y OD&D los personajes son aventureros (no superheroes). El éxito no esta asegurado en cada aventura. Lo interesante no es subir de nivel, sino aquello que tu personaje logra mediante la trama (aliados, tierras, enemigos, victorias, engaños, traiciones, muerte …)

    En definitiva, la sensación de jugar a AD&D es algo así como D&D 4ª donde no hay niveles que subir. Un mundo donde las hordas de orcos siembran el terror porque uno solo de ellos puede matarte. Un mundo donde cada objeto mágico tiene una historia y un trasfondo que se gesta inconscientemente porque los objetos son raros de ver.

    Un mundo donde los Dragones son precisamente Dragones! (no nenazas que guardan un tesoro para PJ’s)

  • Bandalf el Chamagoso:

    @Lordarkmoon Ese experimento que propones lo he estado maquilando. En ocasiones el C&C me hace ojitos, pero no he podido hincarle los dientes… so, no queda más que armar con lo que se tiene a la mano. Además, adoro la rapidez para crear un personaje de AD&D. (Excepto los clásicos lanzaconjuros)

    @Katakroas El más feo defecto que pueden tener todos los juegos de rol (o al menos la mayoría) es que son productos para vender. Y ya saben que sucede con eso del mercantilismo y la rentabilidad. Muchas opciones de juego en verdad son aclaraciones y nuevas posibilidades, otras son solo para justificar el gasto que el comprador ha hecho. En ocasiones tambien me causan cierto desencanto y cierta emoción tantas opciones. Lástima que terminen ahogando ;_;

    @Britait Estamos madurando… dios mio, me doy asco -__- Jaja… bueno, el debate pro/contra ad&d/d20/4e ya se ha llevado durante largo rato, y sabemos que la alaraca y los gritos no son eternos. Terminamos cansandonos y mirando alrededor para contemplar los estragos. ¿Que queda? Estás charlas con momentos de tensión y algo más, pero manteniendo los aires diplomáticos.
    Carajo, ¡¡vamonos para embajadores de nuestros respectivos paises!!

  • Me parece un poco exagerado el articulo, con todos mis respetos por supuesto.

    D&D mama del AD&D, por supuesto que el AD&D es más complicado, pero tampoco caigamos en el error de pensar que porque alguien juegue D&D su personaje es menos que uno de AD&D, lo que hacen los personajes, son muchas otras cosas que el daño que haga, los objetos mágicos que lleve, y los tesoros que tenga. No creo que haya mucha gente que siga esas directrices que comentas que evidentemente vienen en los Manuales Básicos de D&D.

    Aún así enhorabuena por el articulo, estáis subiendo el listón demasiado, al final acabaremos los blogers humildes curriculums aquí para poder seguir escribiendo y que nos lean ;-)

  • Sergio:

    Hola a todos.

    Soy un Rolero de la “Vieja Guardia”, y ferviente seguidor del AD&D.

    Creo que en este tema nunca llegaremos a un acuerdo, ya que no es simplemente una discusión sobre si un sistema de juego es mejor que otro. Si no, que se trata de la visión que tiene cada uno del mundo de la fantasía, y por ende, el sistema de juego de dicha generación.

    En mis tiempos (los del AD&D) la información que teníamos sobre el mundo de la fantasía era muy escasa, y se trasmitía muy lentamente de unos a otros. Se limitaba a unos pocos libros, comics, Trading Cards , calendarios, muy pocas revistas (como la Dragón o la Líder), alguna película actual (Conan, El señor de las Bestias, Willow…) y muchas películas de aventuras clásicas (Jasón y los argonautas, Las aventuras de Simbad…). Por eso, cuando veíamos un dibujo muy simple, a un solo color, en un manual nos molaba mucho, y cuando veíamos uno de página entera de Elmore, Easley, o Caldwell, flipabamos en colores.

    Ahora vivimos en la era de la información, donde solo con un “click” todo está a nuestro alcance, y donde el mundo de la fantasía ha encontrado unos grandes aliados en el Cine y los Videojuegos. Por eso, las nuevas generaciones no se sorprenden tan fácilmente, ya que seguramente han visto alguno mucho mas “currado” en un videojuego o en el cine.

    En definitiva, antes éramos mucho más “Inocentes”, y era fácil hacernos soñar… y disfrutar.

  • Groo:

    Saludos.

    Yo sinceramente me sigo decantando por ad&d, a pesar de haber jugado bastante a 3ª y reconocer las aportaciones que esta nos a traído, como las dotes y clases de prestigio, sin duda prefiero ad&d.
    La magia que envuelve a estas partidas no es ni mucho menos comparable a las partidas de 3ª, si muchos diréis que depende de los jugadores y del máster, pero he comprobado ya en varias partidas con el mismo grupo que nunca es ni sera lo mismo, llamarlo añoranza o como queráis pero hay algo en el ambiente cuando se juega a ad&d. Las partidas de tercera, por ambición o por necesidad (que hay que ver los monstruos o enemigos que salen) acabas montando pjs combo con dotes que montan a otra rebuscando en otro manual otra dotes y otra clase de prestigio y lo que al principio parte como una ventaja que debería de enriquecer el juego termina convirtiéndose en una desventaja, ad&d era mucho mas simple mas sencillo y por eso debías de emplear mas tiempo en darle trasfondo y gracia a tu pj que en buscar en 30 libros la dote que combe con otra o la mejor clase de prestigio.
    El ejemplo perfecto lo puso el mismo Britait al describir la evolución de un pj de ad&d de lvl 9 a otro de 3 o 4ª a ese lvl, o la duracion de una campaña que como mas de uno dijo esa campaña de 2 años ahora me parece impensable, pero bueno en definitiva para gustos están los colores y al fin de al cabo todos estamos en el mismo barco así que jueguen a d&d, ad&d o 3 y 4 que disfruten y se diviertan que para eso jugamos al rol.
    Enhorabuena por el articulo, con el cual me siento identificado.

    Un saludo

Deja un comentario

El equipo
Britait en Encuentros AleatoriosBritait Bulldozzzer en Encuentros AleatoriosBulldozzer
Moonesia en Encuentros AleatoriosMoonesia Phansy en Encuentros AleatoriosPhansy
René López en Encuentros AleatoriosRené López Scribble en Encuentros AleatoriosScribble
Selenio en Encuentros AleatoriosSelenio Taliesin en Encuentros AleatoriosTaliesin
Comentarios
  • Britait: Magnifica iniciativa, me bajare la aventura y le echare un ojo aunque solo sea por recordar viejos tiempos....
  • Beliagal: ¡Buenas tardes! La verdad es que la historia me encanta, la idea de una reunión de superhéroes la leí hace...
  • Scribble: Ay, si ese cajón hablara… el mío está a reventar de porquería, pero bueno… :P
  • Bulldozzzer: La idea mola mil compañero. Creo la que más me ha gustado por ahora y que me recuerda a algo paredido...
  • Groo: Saludos. Yo sinceramente me sigo decantando por ad&d, a pesar de haber jugado bastante a 3ª y reconocer las...
Suscríbete a EA
Contacto
Contacta con Encuentros Aleatorios
Login

Página 1 de 11