Entradas con la etiqueta ‘AD&D’

Muchos roleros que empezaron a jugar D&D con D20 o que simplemente nunca conocieron el viejo AD&D me preguntan qué le veo a esta reliquia, qué tiene que no tenga D20 más y mejor. Mi respuesta no es sencilla. No se puede explicar a quien no lo ha vivido nunca lo que significa jugar a AD&D.

Los personajes de AD&D tienen un trasfondo mucho más elaborado, creado a partir de la experiencia propia del jugador. Un personaje de nivel 9 será un personaje que habrá vivido muchas sesiones de juego, acumulando puntos de experiencia sesión tras sesión. Lo más importante es que su ficha de personaje estará amarilla, pintarrajeada y manchada por todas partes. Está claro, simplemente revisando el sistema de experiencia, que un personaje de nivel 9 de D20 no ha jugado ni una fracción de lo que ha jugado uno de AD&D.

El equipo de un personaje de AD&D no se calcula con ninguna tabla, las monedas se ganan honradamente saqueando dungeons. Los objetos mágicos no se ponderan. Si se tiene media docena de objetos mágicos, estos se habrán ganado a pulso batallando con monstruos y saqueando tesoros durante muchas sesiones de juego, y después de muchas, muchas tiradas.

Leer el resto de esta entrada »

Pues sí, queridos niños y niñas, ha llegado el momento de ponernos melancólicos de nuevo aquí, en la KWE, con el éxito de los 90 que fue para este humilde locutor su primera partida de rol: Advanced Dungeons & Dragons. El manual que os traemos hoy es el mío propio, y la que compré es la segunda edición. Esperemos que sepáis perdonar el mal estado en que se encuentra y apreciéis el auténtico sabor viejuno que el libro emana en todas sus páginas. Si alguien aún no lo tiene, sirva este análisis fotográfico para animarle a comprarlo, aunque sea de tercera mano.
Juego de rol AD&D, exteriorJuego de rol AD&D, exterior
Portada y trasera de la edición de Zinco, tapa dura y 256 páginas.
Juego de rol AD&D, interiorJuego de rol AD&D, interior
Índice de contenidos y primera ilustración de Larry Elmore, la cosa se pone interesante.

Juego de rol AD&D, interior
Antes las tablas de modificadores según las puntuaciones de habilidad eran diferentes de la habilidad. Sí, se llamaban habilidades, lo otro eran "pericias", lo veremos más adelante.
Juego de rol AD&D, interior
Tampoco subían de nivel del mismo modo todas las categorías, cada una tenía su tabla de progresión.
Juego de rol AD&D, interior
Éstas son las famosas "pericias".
Juego de rol AD&D, interiorJuego de rol AD&D, interior
El libro contiene varias ilustraciones a página completa, algo que no siempre suele verse hoy en día.
Juego de rol AD&D, interior
Listado de armas. Ampliad la imagen, veréis cosas de lo más extrañas.
Juego de rol AD&D, interior
Como véis, los listados de hechizos no cambiaron mucho en el paso a tercera, salvo que antes se separaban según clase.
Juego de rol AD&D, interiorJuego de rol AD&D, interior
Dos ilustraciones más a página completa.
Y nada más, queridos amigos, esperamos que no se os hayan puesto los dientes demasiado largos, ¡o que al menos sea fácil de conseguir!
Scribble
Siempre que a he jugado a ad&d fue ambientado en Dragonlance. He jugado a otras cosas como Reinos de Hierro pero y en d&d 3.5.

Resulta que ahora, un amigo de esos con los que me inicié en el rol que llevaba unos años más o menos retirado, ha cogido ganas para redirigir, y ha decidido empezar con Dragonlance, ambientación cuyos libros devoraba con fruición más allá de dos lustros atrás.

Quería que hiciéramos unas modificaciones, que resultaban demasiado cutres, de modo que merecía más la pena rehacer la ficha desde 0, aunque tratando de conservar parcialmente la esencia, asíque nos pusimos manos a la obra.
Hay que decir, que estos cambios obedecen a nuestros caprichos, por lo que para muchos esta ficha carecerá de interés por no corresponderse con sus necesidades. En cualquier caso os invito bien a leer los cambios, bien a descargarla para verlo.

Paso a pormenorizar las alteraciones:

1 - Datos personles
Han sufrido algunas supresiones de campos un tanto extraños. Recuerdo que introducimos ciudad, que no aparecía en la original.

2 - Percepción
Añadido como característica. Por algún inexplicable motivo esta característica no existía en la cabeza de la gente de Tsr (y sigue sin existir en la de la gente de Wotc), y parece que lo subsanaron malamente introduciendo algunas pericias relacionadas con ello, de la misma forma que hicieron en 3.5 con el escuchar y avistar (no recuerdo los nombres exactos). Lo siento señores, la percepción no es una habilidad entrenable (aunque pueda mejorar), es algo que define a un ser. Así pues tenemos nuestra característica y sus correspondientes ajustes, sacados de alguien que los puso por ahí en internet. Parecen más o menos correctos por lo que no nos quejamos excesivamente.

3 - Puntos de Golpe
No me gustaba nada la distribución de los PG (tampoco es que ahora me fascine), de manera que dejamos un recuado para poner el total perenne, y una zona alargada para poder ir apuntando las restas de vida sin tener que borrar constantemente, pues todos sabemos que tras 5 combates la zona de la vida es un manchurrón gris que va ganando oscuridad, y tras 20 un agujero.

4 - Habilidades especiales
Hemos introducido un espacio destinado a meter todas aquellas atribuciones por raza o por clase específicas del personaje. Contemplamos la opción de incluir aquí también los traits y desventajas, pero por ahora lo dejamos así y pensamos que eso podría colocarse en la parte de atrás (que no está hecha). Quizá cuando sepamos qué poner detrás queramos cambiar de idea y modificar esto para incluirlas por delante, cosa, que yo prefiero.

5 - La tabla de armas
Simplemente hemos comprimido los campos para que no ocupara tanto la tabla y poder así aprovechar el hueco de la derecha.

6 - Special attacks y anmunition
Hemos suprimido estos dos apartados porque al parecer nadie en el grupo hará uso de ellos. En cualquier caso y pensándolo bien, lo suyo es que la munición se pueda contabilizar de alguna forma, por lo que no descarto una actualización de la ficha para incluirla en el front.

7 - Habilidades
Conocidas como pericias, hemos decidido introducir una tabla con todas las que hemos considerado interesantes. Ad&d segunda edición parece ser que todavía abogaba por un juego no totalmente alejado de la interpretación, por lo que en un alarde de considerable esfuerzo, en el manual básico figuran bastantes habilidades. En realidad la lista era muy extensa, y había muchas de ellas que consideramos innecesarias o irrelevantes, por lo que hicimos una selección de las más útiles (desde nuestra perspectiva) y dejamos algunos huecos (pocos) para meter alguna más a gusto del pj. Está más que claro que es mejor poder seleccionar que encontrarte con unas ya puestas (3.5), o un batiburrillo absurdo e impracticable de unas pocas (4.0).

8 - Habilidades basadas en PER

Obviamente la inclusión de esta característica debía tener algún efecto colateral sobre las habilidades, y más aún teniendo en cuenta las aberraciones que había, basando habilidades en sabiduría o inteligencia cuando claramente es la percepción la que manda.


Esto es todo, os dejo la preview y el link:

Han pasado ya casi dos años y cualquier vestigio de odio se ha disipado en mí. Ahora siento un profundo desasosiego, equiparable solamente al de quien vaga sin rumbo o sin saber manejar instrumentos que le guíen hasta buen puerto.


La sensación de soledad sólo es comparable con la vacuidad que me embarga. Tengo agarrado un manojo de nudos en el centro del cuerpo que tira de todas partes sobre sí mismo, hacia un punto desconocido que todo lo quiere fagocitar. Puedo oír una voz en esos momentos, algo que me llama hacia el interior, pero no comprendo su lenguaje y desconozco los términos en los que se comunica conmigo, ni lo que espera de mí.

Busco noctívago el siguiente eslabón en esta cadena pesarosa que es mi vida, pues a la noche la pesadilla me embarga y al día no siento más que mi cuerpo es una cáscara, a la que la alimaña extrajo toda enjundia que alojaba en su interior.
Desorientado me alejo de donde fui vendido, al tiempo que viejos ideales aun revolotean por mi mente cual papiros olvidados al descuido, como en una torre de fenestras abiertas en la que el vendaval hace bailar papeles hasta vaciar la estancia, dejando allí algunos de ellos inconexos, imposibles de descifrar en un orden o continuidad que tenga sentido.

Día a día, noche a noche; de terrible dolor, carne lacerada, ojos desorbitados, bocas repletas de moscas, y vísceras desparramadas por el verde piso; de tales aberraciones escapo durante la noche al momento de verme atravesado de lado a lado, sintiendo más dolor en el alma que en la envoltura que es el propio cuerpo, pues tal es la naturaleza enigmática de los sueños que nos traen sensaciones alteradas en algunos casos tan reales o dolientes como la propia realidad.

Ahora mi rumbo es incierto pues busco el yo perdido incluso creyendo que no puedo hallar en el contexto algo que sólo puede encontrarse en mi propio interior, y tal es mi contradicción. Pero el entorno cambia a mi paso firme y de alguna forma siento que mi yo interno sufre una desconocida metamorfosis, que mi búsqueda encuentra un sesgado sentido, que lo que hay en mi interior muta levemente por aquello de acercarme hacia alguna comprensión, que incapaz de calificar ahora, guía mis pasos.

El nuevo camino se abre ante mí y ello mismo me impulsa a seguirlo, pues antaño anduve por los establecidos por otros. Reconozco pues la emoción de un rumbo que presiento establecido, pero no por la voluntad de hombre alguno, si no por los ecos de mi propio destino que me llama desde el horizonte, que rezuma como inquieto de desvelarse ante mí y otorgarme a priori el objeto de mi búsqueda.


¿Y qué busco pues? ¿Es venganza? ¿Entendimiento? ¿Acaso me dirijo allí donde pueda dar muerte a mis pesadillas o tan sólo busco la propia muerte por cual merezca la pena definitiva morir?

La voz del precipicio sigue seduciéndome. Susurra mi nombre acariciándome como el vapor de agua que se adhiere a la tez, mas me resisto pues sé que no acaba mi camino en su fondo, porque si así fuere me habría vaciado junto a mis hermanos.
Mi camino no acaba si no de empezar, pues aún he de comprender por qué parece ayer cuando la sangre circulaba rauda por la comisura de mis labios.

Parece ayer cuando la sangre circulaba rauda por la comisura de mis labios. Había perdido las fuerzas y con ellas la consciencia. Un par de robustos cuerpos cubríanme parcialmente y hube de hacer un gran esfuerzo para zafarme de onerosa presa.

Nada más en pie pude contemplar aquel panorama desolador. Multitud de cuerpos sin vida, quietos, rotos; la sangre indolente, cansada, no queriendo ya salir de ellos. ¿Cuánto tiempo yací en ominosa tesitura?

Toda mi unidad estaba destrozada, esparcida por el suelo como los pétalos de una flor pisada; como si de una baraja arrojada por un niño al suelo se tratase. Mezclábase la sangre de distintos cuerpos sin conocer su procedencia; mezclábase la carne de distintos cuerpos sin saber su pertenencia. Eran mis compañeros y ahora ya no quedaba alguno con vida. Crecí con ellos, aprendí con ellos, sangré con ellos ¿Por qué motivo no me desequé como ellos? Quizá hubiera sido mejor, pues al menos no habría de soportar el castigo de contemplar aquel horror y recordarlo en un tedio mortificante.

Todavía no puedo comprender cómo exactamente sucedió. Nos vimos rodeados en aquel paso esperando la llegada de los caballeros. Pude verlos venir, pude verlos testigos de nuestra enconada lucha. Por un instante pude sentirlos quietos, inmóviles, observando tras su yelmo desde aquella raja en el metal. Incluso sentí el miedo de sus monturas y me encontré con la duda de sus pensamientos. Pero se fueron. Dieron la vuelta en redondo sin más y un dolor vil y amargo como la sangre ya corrupta empachó el paladar de mi ser.

Desde ese preciso momento, a mi parecer, la matanza cobró sentido en su extrema lentitud. Casi pude ver morir a cada uno de mis compañeros hasta ser yo mismo quien caía entorpecido por el tapiz de cuerpos, a reunirme con ellos sobre la hierba de Ánsalon. Es de un inenarrable y doloroso terror ver atravesado sin remedio ni remiendo posible a tu amigo en la batalla, o ver a otro arrastrarse dejando un brazo atrás, con la mirada ya vencida a la espera del golpe fatal.

Con la vida perdida, manirrota, desatada, pocas cosas podía ya intentar pues sin conocer de facto el uso de la voluntad que la interfiriese, la voz del fondo del precipicio reclamaba mi presencia día tras día. Y fue difícil resistirse, ya lo creo que lo fue.

….

Recuerdo que mi padre me inculcó la importancia de la obediencia y el respeto de las leyes. La manera en la que la defensa de la vida y el orden se organizaban en aquel complejo entretejido de normas, costumbres, bien hacer, y sentido común.

Era su vida, capitán de la guardia; un camino que me vi obligado a seguir sin opción ni duda, trazado desde antes de la propia concepción de la idea que engendraría la persona más tarde conocida con mi nombre, Dorian

Así crecí y conocí a los que serían compañeros, amigos, y hermanos; luego muertos, con toda una vida apuntando sin saberlo hacia un único momento que nos esperaba desde el futuro con abyectas intenciones.

Todo para aquello, todo para nada. Educados y entrenados para morir ese día. Ya daba igual lo que hubiera acontecido en sus vidas pues no eran más que retazos de polvo en el pasado, huellas invisibles que no tardarían en desaparecer sin trascendencia ni pena, salvo para unos pocos.


Deber, leyes, reglas, obediencia. Ya nada de eso tiene sentido. Todo es un fatuo invento al servicio de unos pocos que mueven ficha cuando es de su apetencia con algún egoísta y en ocasiones soterrado fin.

Las normas sólo buscan opresión, castigo, docilidad… Impiden el suceder natural de las cosas,  el transcurrir en sí mismo. Fruto de la costumbre y el artificio nos movemos con pasos impropios hacia lugares no escogidos. ¿Qué sentido tiene esta vida a medias en la que no puedo decidir como errar, o hacia donde inclinarme? ¿Ese es el sentido de todo pues? ¿Obedecer hasta morir sin comprender el por qué?

Me resulta en extremo ajena toda aquella parafernalia prefabricada e impuesta. De pronto siento que di un paso en el entendimiento, en el verdadero sentido de las cosas. Una vez me he desprendido de la venda puedo ver con claridad que el horizonte no es si no neblinoso y que por eso mismo se afanan tanto unos y otros en reglar el camino, para que nadie se pierda entre la bruma, pues vagar sin rumbo no es del beneficio de nadie salvo del propio, y servirte a ti mismo no es de interés ni satisfacción para los que buscan provecho mediante otros.

...

El equipo
Comentarios
  • Vortix: #Bulldozzzer Hombre, es un nombre bastante común, se usa para referirse a cualquier persona de la que se...
  • Bulldozzzer: Razón no te falta compañero, algún día me lo leeré y lo reseñaré. Creo que es un juego muy majo,...
  • Sirux002: Yo tambien lo pienso. Cuarta esta pensada para que los personajes sean polivalentes, ademas como son mas...
  • WilliamDarkgates: una pregunta, aunque es un tanto exagerada, pero ¿no se han dado de cuenta que en D&D 4.0 se...
  • Scribble: Como que pa qué! Tú habla hombre, que pa eso estamos. Que caiga en saco roto o no ya es otra cosa…
Calendario de entradas
octubre 2010
L M X J V S D
« sep desplegar  
 123
45
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
Suscríbete a EA
Contacto
Contacta con Encuentros Aleatorios
Login

Página 1 de 11